Sonoriviera: seis fechas de música y reencuentro

Sonoriviera: seis fechas de música y reencuentro

  • Publicación de la entrada:diciembre 30, 2020
  • Categoría de la entrada:Shows en vivo
  • Tiempo de lectura:6 minutos de lectura

El primer ciclo musical en vivo y de pie de Argentina en tiempos de pandemia contó con recitales únicos de Emmanuel Horvilleur, Conociendo Rusia, Bandalos Chinos, Airbag, Soledad y Vicentico

María Gabriela Fernández B.

Al caer la tarde, el cielo componía una y otra vez las versiones psicodélicas de un cuadro de Monet. En plena “golden hour”, con rayos naranjas, violetas y celestes cubriendo al predio, se abrían las puertas del primer festival de música presencial y de pie celebrado en Argentina, desde el inicio de la pandemia.

Sonoriviera presentó durante seis fechas a un cartel de artistas diversos y de amplia convocatoria en la escena actual: Emmanuel Horvilleur, Conociendo Rusia, Bandalos Chinos, Airbag, Soledad y Vicentico. Entre el 13 y el 22 de diciembre, más de 4 mil asistentes en total pudieron disfrutar, por fin, de bailar frente a frente con sus músicos preferidos, en recitales  en vivo que cumplieron con los protocolos de seguridad y que fueron replicados también por vía streaming.

En este evento, celebrado en el Mandarine Park, se renovó la sensación del colectivo y la libertad de los cuerpos bailando frente al río de la Costanera Norte. Un bálsamo después de nueve meses en que la música debió adaptarse a la única posibilidad de los formatos de artistas y espectadores solitarios, y a la resonancia privada de los livings o del interior de los automóviles.

El distanciamiento del público se garantizó con un formato de «burbujas sociales»
(Foto: @juligarciafotografia)

Protocolos y encuentros

Para ingresar, el personal de acceso realizaba un riguroso control de temperatura a cada asistente, exigía el uso de barbijos y solicitaba una distancia bien cuidada.

Una vez en el predio, el lugar estaba dividido por parejas en “burbujas sociales” o tarimas cercadas, que eran sanitizadas antes de cada show. Así, se garantizaba el distanciamiento y la tan necesaria seguridad sanitaria de los espectáculos.

Protocolos de por medio, se materializó lo que en un momento parecía impensado: Culminar el 2020 con shows con público; y pasar del encierro absoluto a la comprensión de que es posible generar puntos de encuentro para la recreación y el disfrute con responsabilidad.

Con un equilibrio perfecto entre la precaución y la alegría, se vivió en Sonoriviera el resurgir de los eventos musicales en vivo y de pie, y la reactivación de un sector que ha sido fuertemente golpeado por la pandemia.

La experiencia del regreso

En cada show, el público bailaba y coreaba sus temas preferidos, bajo un cielo que de a poco fue variando su paleta hacia un negro estrellado y de luna creciente. Sobre el escenario, también los músicos y sus equipos, lo daban todo.

Consultados después de sus presentaciones sobre la experiencia, las y los artistas coincidieron en lo significativo que resultó para ellos este regreso.

El primer recital de la jornada fue el de Emmanuel Horvilleur, quien inauguró este formato con un espectáculo que destacó por la integración de sorprendentes visuales en las pantallas.

“Estamos muy contentos, disfrutamos mucho esta noche, no sentí que hubo diferencia casi de lo que es un show normal. La gente bailaba, la pasó bien y yo me llevo todo eso”, declaró Horvilleur.

Mateo Sujatovich, vocalista de Conociendo Rusia, se presentó con su agrupación en dos shows seguidos, llenos de baile, durante la noche del 17 de diciembre. De acuerdo con el artista, “se sintió muy lindo el aplauso, el grito”. Además, “el ruso” agradeció al protocolo con el que se hizo posible el disfrute en condiciones cuidadas.

La siguiente fecha de este ciclo estuvo a cargo de la agrupación Bándalos Chinos, con dos shows de viernes donde resaltaron con la extravagancia y libertad de los vestuarios, y la energía bailable de la audiencia.


Gregorio Degano (Goyo), el vocalista de la banda, celebró emocionado que “la conexión con el público y el volver a vincularnos fue algo muy hermoso” y agregó: “no me había dado cuenta de lo que lo necesitaba hasta que sucedió”.

El cierre y las sorpresas

Para el show de Airbag, las y los fanáticos de la agrupación de rock se apostaron desde muy temprano a las afueras del predio, con una energía efervescente que se transformó en aplausos y ovaciones después del show. En el cierre, Pato, el vocalista, brindó con el público desde el escenario y les dedicó estas palabras:

Esperemos que todo esto pase, para que volvamos a tener la vida que teníamos, o tal vez mejor. Así que a cuidarse mucho, gracias por estar con nosotros, estamos con ustedes siempre, de verdad ¡Muchas gracias!”.

Para el recital de la cantante Soledad, el público asistió provisto de afiches, carteles y corazones y conectó con la energía festiva del encuentro. La artista preparó, además, dos sorpresas en su show: la invitación al reconocido Benjamín Amadeo (con quien cantó la emblemática samba “Luna cautiva” y el hit del artista “Las Flores”); y el cierre con un DJ que amenizó el fin del concierto. Visiblemente emocionada, Soledad confesó:

“Anoche no pude dormir pensando en esta posibilidad única que me dio el Sonoriviera de reencontrarme con mi público de una manera muy cuidada, porque cada uno tuvo su espacio”. Además, dijo que se quedaría “con este recuerdo de aquí en más por muchos años, porque va a ser un gran recuerdo”.

La última fecha de esta edición de Sonorieviera estuvo a cargo de Vicentico, quien interpretó sus clásicos, pero también sus nuevos temas en el recital celebrado el 22 de diciembre. En particular, un momento cumbre de la noche fue el momento en que cantó “Los caminos de la vida”, que el público coreó y bailó de inicio a fin. Para cerrar, interpretó guitarra en mano “Siguiendo la luna”, de los Fabulosos Cadillacs, y consiguió mover nostalgias y ganar aplausos.

Después del éxito de esta primera edición, el Festival ha prometido nuevas sorpresas para sus seguidores el año próximo. Buenas noticias, en fin, para la audiencia, para los artistas y para la industria en general que ha esperado con ansias esta creciente reactivación de los shows en vivo.